Para los que deseen bajar de peso de forma natural, uno de los métodos más efectivos es la Dieta de la Sopa. Este alimento tan popular y reconfortante, puede ser una herramienta para disminuir el volumen corporal, sobre todo durante el otoño o el invierno.dieta de la sopa

La mayoría de las dietas, tradicionalmente implican una baja importante en calorías, que si se hace en épocas invernales pueden provocar frío o debilidad. No obstante, ese alimento cálido es la mejor alternativa para bajar de peso rápido recibiendo gran cantidad de nutrientes, sin sentir el impacto de las épocas frías.

Propiedades de la sopa

La tradición dicta que este alimente es rechazado frecuentemente por los niños y por algunos adultos, dado que es un campo en el que abundan los vegetales. Pero no en vano, es una comida reconfortante para el invierno, que ha sobrevivido muchas generaciones.

A pesar de los peros y rechazos, la sopa es un gran alimento, que usualmente tiene estas virtudes:

  • Es muy saciante: por eso frecuentemente es la entrada antes de un plato principal. Luego de tomar un plato, el hambre es menor y previene una ingesta exagerada de otros alimentos.
  • Es saludable: realizada de forma casera, aporta nutrientes completos a través de un sabor delicioso.
  • Disminuye el nivel de calorías de la dieta: a pesar de que se la tome caliente, estas calorías se gastan pronto al afrontar el frío del invierno.
  • Preparación fácil: a pesar de que haya varios métodos, casi todos consisten en pre-cocinar las verduras, picarlas, agregarles agua, y hervir. ¿Qué puede ser más fácil?
  • Ayuda a baja de peso: de la misma manera que los suplementos dietarios naturales, proporciona vitaminas y ayuda a perder peso, recibiendo la calorías necesarias en una época fría.

¿Qué tipos de sopas se pueden tomar?

El éxito de la Dieta de la Sopa, depende en gran parte en tener una disposición a probar toda clase de vegetales frescos. Quedan excluidas las sopas artificiales o productos comerciales que se usen para este fin. Estos tienen conservantes y colorantes que no ayudan a bajar de peso, además de contener frecuentemente rellenos como sémola para hacerlos más voluminosos.

Para que una sopa tenga el efecto deseado, debe respetar los siguientes requisitos:

  • Deben contener vegetales frescos: de esos que se encuentran en un mercado de vegetales. Hay que estar abiertos a probar una gran variedad, para salir de la monotonía.
  • Deben ser caseras: no vale la pena en contratar un servicio delibery de sopas a domicilio, que son muy populares en algunos países. Por más natural que sean en su constitución, para cuando llegar hasta el consumidor, las temperaturas han acabado con la mayor parte de nutrientes.
  • Preferentemente no debe contener fideos: porque para bajar de peso hay que disminuir los carbohidratos presentes en las pastas. Si hay que darles volumen, esto se puede lograr con arroz o avena.
  • Usar la creatividad: hay muchos recursos para acostumbrarse a las sopas, si en principio no son parte de un menú habitual. Comenzar rehogando en un sartén cebollas con otros vegetales y licuarlos antes de agregar más agua, es la forma de hacer una crema deliciosa y muy nutritiva. Las recetas con quinoa, pueden aportar ideas sobre como con algunas variantes. Otra opción de gran valor nutricional es agregarle semillas de alpiste para adelgazar.

Qué sopas se pueden usar

Lo bueno es que si se realizan sopas exclusivamente con vegetales, en realidad no hay una mejor que otra, ya que todas son buenas. Frecuentemente se proponen algunas sobre otras, como La Sopa de Cebolla, o La Sopas de Coles. Si bien son opciones válidas, en realidad la clave está en la variedad.

No se puede tomar solo una clase de sopa, porque el cansancio puede motivar el abandono de la dieta. Es por eso que se pueden utilizar algunas de las siguientes propuestas:

  • De cebollas blancas, pimientos rojos, y choclo
  • De puerros, cebollines, acelgas y albaca
  • De tomate y cebollas moradas
  • De cebollas y repollo morado
  • De cebollines verdes y espinaca
  • De apio, arvejas y alubias
  • De apio, cebollas, y zanahorias
  • De pepino, espinacas y menta
  • De tomate, zapallo, zanahorias y hongos

La creatividad tiene que ser la clave para una buena Dieta de la Sopa. Cocinarlas no lleva demasiado tiempo, y se puede mejorar su gusto con especias, y de este modo tener una especie de experiencia gourmet. Para quienes deseen saber como quemar grasa abdominal, sin exponerse a un régimen demasiado debilitante, esta es una opción que no se puede ignorar.Además, puede complementarse perfectamente con un tratamiento de homeopatía para adelgazar o semillas de acupuntura.

La Dieta de la Sopa fue empleada en inicio, para disminuir el nivel de colesterol en pacientes cardíacos antes de una intervención quirúrgica. Pero es una forma saludable de lograr adelgazar, durante el invierno.